Reforma Laboral

Se perderán como lágrimas en la lluvia es una frase paradigmática que encontramos al final de la película Blade Runner, en ese instante, el replicante que, sintiéndose superior a su creador formula las preguntas que todos, en aquel día insomne nos preguntamos, de dónde venimos, que somos a donde vamos.
En estos instantes tan dramáticos en donde perdemos el norte de nuestra propia existencia, la insoportable levedad del ser, (Milan Kudera 1984), y el sentido de la vida, con aquella cantinela olvidada en una película de Monty Pithon en donde aquel ser ahíto de comida reventaba con el último bombón de chocolate. Perdido el norte económico, encerrados en trincheras desesperadas, nuestros políticos luchas para mantener la última batalla, la del estado del bienestar, estado que se tambalea por culpa de tantos corruptos envueltos en banderas de dignos antepasados en palacios de músicas celestiales, o más allá de princesas y príncipes con zapatos de cristal con roles cambiados, más abajo en las tierras andaluzas, vulgares cuentos de prostitutas y droga al estilo Torrente.
En estos momentos, ya cabizbajos y cercanos al estadio aquel en donde las últimas tropas se hunden en el barro de Stalingrado se ha aprobado la Reforma Laboral. Demasiados pocos, demasiado tarde ha llegado una tibia reforma en la cual no se adentra de forma precisa sobre los males de nuestra economía, que son entre otras:
1. Falta de formación en toda la escala laboral
2. Absentismo sin remedio
3. Agentes sociales enfrascados en una absurda guerra de clases entre Marx y David Ricardo.
4. Economía sin capacidad de producción tras la absurda burbuja inmobiliaria
5. Exceso de función pública con organismos duplicados, triplicados y engordados para pagar favores políticos.
6. Falta de transparencia.
7. Falta de Innovación y cultura emprendedora.
8. Exceso de burocracia en cuanto a la creación de empleo.
Pero bien, veamos en resumidas cuentas y a la espera de la tramitación parlamentaria una visión que un economista tiene de una reforma de la que no es experto.
FOMENTO DE LA CONTRATACION INDEFINIDA.
En cuanto al fomento de la contratación indefinida y otras medidas para favorecer la creación de empleo, en este apartado se marca la posibilidad de contratación para sociedades de menos de 50 trabajadores, con un incentivo de 3.000 euros (equivalente a la deducción de 500.000 pesetas en los finales de los 80 y principios de los 90), asimismo contratando a un trabajador en paro (cobrando prestación) la empresa tendrá una deducción fiscal equivalente al 50% de la prestación pendiente de cobro (con un máximo de 12 mensualidades), y el trabajador podrá cobrar el 25%.
Asimismo en las prestaciones de la seguridad social, para trabajadores de entre 16 y 30 años una bonificación de 83.33 euros el primer año, 91,67 el segundo y de 100 el tercero, se incrementara para las mujeres a esos importes en 8.33 euros por año (siempre que sea en sectores con falta de presentación.
Dicha celebración de contratos requiere un período mínimo de tres años, y será incompatible para aquellas empresas que en un período de seis meses hubieren extinguido por causas improcedentes por sentencia judicial.
REFORMAS DEL CONTRATO Y OTROS.
Los trabajadores a tiempo parcial podrán realizar horas extraordinarias.
Se regula el trabajo a distancia respondiendo este a las mismas exigencias de deberes y obligaciones. Creemos que la actividad de trabajo a distancia (teletrabajo debe ser objeto de una posterior regulación exhaustiva definiendo el cobro por productividad)
Se rebaja la prioridad de permanencia en los puestos de trabajo para los representantes legales que, en determinadas circunstancias podrán recaer en trabajadores con cargas familiares, mayores de determinada edad o personas con discapacidad.
En cuanta las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo se establecen la posibilidad de modificar las que estén relacionadas con la competividad, productividad u organización técnica o de trabajo en la empresa.
En cuanto a un expediente de regulación de empleo no será necesaria la autorización administrativa si existe un acuerdo tras el período de consultas (quince días)
En cuanto a la Negociación colectiva obligará a las partes salvo en determinados casos, cuando puedan concurrir causas económicas, técnicas organizativas o de producción.
En cuanto a los despidos objetivos hay que determinar la diferencia entre un Expediente de Extinción y un despido objetivo por causas económicas, en el primer caso es preceptiva la existencia de un período de consultas con una duración no superior a 30 días o 15 en empresas de menos de 50 trabajadores. En el segundo caso la formalización del acuerdo se hará por comunicación escrita, con la perceptiva indemnización (20 años por año de servicio, con el máximo de 12 mensualidades), con un plazo de quince días. El empresario podrá resasirce por parte del Fondo de Garantía Salarial de la cantidad equivalente a 8 días por año trabajado, es decir que la indemnización al empleado será pagada en su totalidad por el empleador.
Se limita, a partir del uno de Enero del 2013 el máximo para encadenar contratos temporales a 24 meses.
Movilidad y facilidad para la modificación de las condiciones de trabajo: En un ámbito de simplificación la norma elimina la autorización administrativa, si bien la misma podrá ser impugnada judicialmente por los trabajadores.
Se complica mucho los despidos de grandes empresas ya que se exigirá un contribución al sistema público de pensiones.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.