Informática y obligaciones para la pequeña empresa, ¿hasta cuanto?, ¿Hasta dónde?

La notificación electrónica las podemos considerar como un avance necesario en cuanto a las relaciones entre contribuyentes y la administración, otra cosa absolutamente diferente es la idea, equivocada, que tiene Hacienda en considerar un nivel avanzado cual Steve Jobs de la microinformática en movernos entre certificados, exportaciones, importaciones…
Otro problema que tenemos es que Hacienda tiene una especial manía a Chrome, si señores, nuestra Hacienda, o la fábrica de moneda y timbre o quien sea no permite conseguir el certificado con el buscador de Google, solo lo puede con Mozilla Firefox o Internet Explorer (y dependiendo de qué versión tengamos sufriremos, como diría Churchill, sangre sudor y lagrimas para descargar este certificado.
Y finalmente, recordar que el correo que damos a Hacienda no puede ser un Gmail ya que dará error como Spam y mientras tanto si no miramos cada diez días la página de AEAT con nuestro certificado nos podemos encontrar con notificaciones notificadas (perdón por la incorrección gramatical.
Evidentemente nuestra piel de Toro es el país que es, y nuestra cultura informática también es la que es, solicitar un autoejecutable que simplifique la instalación e impida errores en el proceso debería ser la opción que la administración, en su obligación de aplicar la tutela efectiva, para simplificar, después de acordar los condicionantes técnicos con los diferentes operadores de internet (y evidentemente con Google) que tiene un 16,60% de utilización según la siguiente gráfica (url)
http://blog.drawcoders.com/2011/11/02/internet-explorer-finalmente-perdio-la-mayoria-absoluta-entre-los-navegadores/

No disponemos de información del % que utiliza gmail como correo, pero seguramente es elevado

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.